EL CULTIVO DE MARACUYA

PLANTACION DE MARACUYA UNA ALTERNATIVA DE LA AGRICULTURA MODERNA

El maracuyá es originario de la región amazónica del Brasil, de donde fue difundida a Australia, pasando luego a Hawai en 1923. En la actualidad se cultiva en Australia, Nueva Guinea, Sri Lanka, Sudáfrica, India, Taiwan, Hawai, Brasil, Perú, Ecuador, Venezuela y en Colombia.

El fruto está compuesto de 50% a 60 % de cáscara, 30% a 40% de jugo y de 10% a 15% de semillas. Es rico en ácido ascórbico y carotenos. El fruto madura cuando ha concentrado los azucares en su totalidad y cambiado su color.

Puede consumirse de varias formas: Como fruta fresca o en jugo. Refrescos, néctares, yogures, mermeladas, helados, enlatados y mermeladas. Se usa en la repostería como por ejemplo: cheesecake de maracuya, pudín de maracuya, tortas, queques. En la industria se utiliza la pulpa para mezclarla con otros jugos de fruta (granadilla, piña) y elaborar nuevos productos que han sido puestos en el mercado

Es el método más simple y más usado, pero trae como consecuencia una gran variabilidad en el orden genético del material obtenido, debido a la polinización cruzada, por lo tanto las plantas obtenidas no serán idénticas a la planta madre, pero a la vez existe un menor riesgo de incompatibilidad por la misma variabilidad. Las plantas producidas por este sistema son más vigorosas y presentan una vida más larga que por esqueje.

Para obtener la semilla, se retira la pulpa, luego se fermenta en un recipiente durante tres días, se lavan y secan a la sombra, además de que se mezclan con un producto a base de Thiram; el semillero se realiza a través de siembra directa en bolsas de plástico o en camas, siempre utilizando un techo tipo de vegetación para evitar la incidencia del sol de forma directa. Para el trasplanté se construyen pequeñas zanjas de 40 x 40 x 50 cm de profundidad, integrando de 2 a 3 kg de gallinaza y 200 gr de superfosfato simple.

Se siembran tres semillas por bolsa y se colocan a un centímetro de profundidad, luego se cubre con granza de arroz para guardar humedad e impedir que el golpe del agua descubra a las semillas. Para producir 1000 plantas se necesitan 70 gramos de semilla.

Como el maracuyá es una planta trepadora, se necesita construir estructuras que permitan su desarrollo y que dé una buena distribución a las guías. Para el maracuyá amarillo se recomienda utilizar espaldera y no ramadas, ya que esta última dificulta la aplicación de pesticidas y podas. Los sistemas que se pueden utilizar son: ramada, espaldera vertical y espaldera en “T”, ésta última con una pequeña modificación se convierte en espaldera en cruz.